Nuestra Planta de Lácteos


En la planta de lácteos se cuenta con un equipo profesional de alto nivel y especializado para producir, investigar y desarrollar nuevos productos con la calidad CHIVERIA.

Además de ofrecer un producto con un exquisito sabor, también fue importante pensar en la salud y nutrición de los consumidores. Por ello se agregaron cultivos Probióticos AB: Acidófilos (Lactobacillus acidophillus) y Bífido (Bifidobacterium), avalados por CHR HANSEN.
Este conjunto de labores, ha permitido a la empresa contar con la certificación HACCP (es un principio internacional que define los requerimientos para un control efectivo de la seguridad alimentaria) que es otorgada por Bureau Veritas, quien garantiza el proceso de inocuidad de los alimentos asegurando que todos los productos lácteos, néctares y jugos no sean dañinos para la salud.

Certificaciones


Normas de Higiene en Nuestra Planta

BPM

Buenas Prácticas de Manufactura

Este sistema es aplicado a las instalaciones, personal, equipos de medición y control de desperdicios en la planta de lácteos. Este sistema nos ayuda a controlar las condiciones propias de las instalaciones y el personal, además de normalizar las prácticas adecuadas en el proceso de obtención de los productos lácteos y sus derivados , teniendo como objetivo principal la reducción significativa de los riesgos que puedan afectar la salud del consumidor.

SSOP

Sistema de operaciones de limpieza y sanitización

Es la aplicación y Normalización de operaciones adecuadas en el proceso de alimentos, materias primas y aditivos que tienen como objetivo principal la reducción de riesgos que puedan afectar la salud del consumidor. Es necesario indicar que tanto el BPM y SSOP son sistemas preventivos que sirven como bases para el establecimiento del sistema HACCP en los procesos , el mismo que analiza y establece los peligros y riesgos, para luego controlarlos a través de inspecciones, y monitoreos de los mismos.

Control de plagas

Sistema de operaciones de limpieza y sanitización

Prevenir y controlar la presencia de insectos, roedores y otros animales que puedan ocasionar contaminación directa o indirecta en la materia prima o producto terminado.